Futuro a la deriva

Anoche el servicio de Socorrismo y Salvamento que vigila las playas de El Puerto rescató a un niño de 12 años que quedó a la deriva en un bote arrastrado corriente arriba por el río Guadalete.

Ver esa barcaza dando tumbos con un pequeño asustado en su interior era como ver reflejado en el espejo de las aguas del “Río del Olvido” un bocado de realidad, esa realidad crítica que asola a la región de Cádiz y, por extensión, a todo el país. Una metáfora cuasi perfecta del aquí y el ahora.

Un futuro sin rumbo, empujado por corrientes olvidadizas que viajan contracorriente y rescatado, como quien no quiere la cosa, por gentes que llegan de lejos, del mar, del otro lado.

Eso sí, esta vez, a diferencia de ocasiones anteriores, la barca no venía de la otra orilla del Estrecho. Su punto de partida era nuestra propia ciudad, nuestro propio interior, nosotros mismos. El destino, en cambio, sí que era el mismo: el norte, la esperanza, la riqueza.

Niño, no llores. Despierta, pierde el miedo, cambia la dirección de tu pequeño navío, saca tus bracitos a remar. Cambia el rumbo y obliga a la corriente a que te empuje hacia el horizonte, hacia un mar de posibilidades al que nunca debiste dar la espalda.

Y si alguien llega y te quiere salvar de tu propio sueño, cuéntale que quieres ser el capitán de tu propio destino, el marinero en tierra de un futuro por hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s