Manolo 101

Autorretrato Manolo Prieto
Autorretrato Manolo Prieto

* Publicado en el Diario de Cádiz el 16/06/2013

No se trata de la marca de un nuevo brandy de Jerez. Tampoco es el nombre del nuevo vaporcito de la Bahía. Es, simple y llanamente, un juego de palabras para rendir homenaje a Manolo Prieto, uno de los artistas más importantes que ha dado al mundo El Puerto de Santa María. El pasado 16 de junio se ha cumplido exactamente un siglo y un año de su nacimiento. Conocido popularmente por ser el autor del diseño del “toro de Osborne”, Manolo Prieto es mucho más que esa silueta que puebla las carreteras de toda España.

En el mundo de la efeméride existe la costumbre de acordarse de los muertos solo cuando su desaparición cumple cifras redondas: 10, 25, 50, 100… Pero un servidor, rebelde por naturaleza, en este caso prefiere romper la norma y dejarse guiar por la estética numérica. Tratándose de un diseñador gráfico e ilustrador, ¿no debería primar este criterio sobre el simplemente cuantitativo? Acaso no les parece que el 101 es un guarismo cuyo bello y estilizado trazo simétrico bien merece un recuerdo a Manolo Prieto (El Puerto de Santa María; 16 de junio de 1912 – Madrid; 5 de mayo de 1991)

Autotrazos de una vida

Dibujante, ilustrador, cartelista y diseñador de medallas, Manolo Prieto es uno de los principales iconos del diseño gráfico y la publicidad en España.

“Me nacieron en El Puerto de Santa Maria (Cádiz) un día 16 de Junio de 1912. Mi madre me contaba que en aquel momento pasaba por la esquina de mi casa una Procesión, a la que tan dadas son aquellas tierras de María Santísima”. Así comienza Manolo Prieto a relatar su vida en una autobiografía cargada de humor y lirismo que fue enviando por carta a su amigo y estudioso Paco Arniz.

Desde muy pequeño la enfermedad, un asma branquial, le empujó a mirar y vivir la vida de otra forma. “El no poder jugar como los otros niños me hizo observador y medidor, dos cualidades básicas para que surja un artista”.

Cartel de publicidad de Fino Quinta diseñado por Manolo Prieto
Cartel de publicidad de Fino Quinta diseñado por Manolo Prieto

Los primeros pasos de Manolo como dibujante los da a los dieciséis años, como caricaturista de la publicación local “Revista Portuense”. “Me presenté en el periódico con una colección de tipos muy populares, y con una innovación, mis tipos se publicaban y se harían sin poner quienes eran, los lectores tenían que adivinarlos, y fue un verdadero éxito”.

Ingresa en la Academia de Bellas Artes de El Puerto y tras vender la bicicleta que le había regalado su abuelo “me compré colores e hice dos Exposiciones. Con el producto de estas exposiciones, le pedí a mi padre venirme a Madrid, y lo hice el 22 de Octubre de 1930, tenía 18 años. Madrid fue mi salvación, porque aunque de una forma paulatina, Madrid me ha curado, su altura topográfica, su aire seco o no sé qué hizo el milagro”.

Y en 1936 estalló la guerra. “Por mi profesión de dibujante, en ella no hice más que dibujar y procurar protegerme y proteger a los míos”. Lo cierto es que durante estos años se convirtió en un reputado dibujante y cartelista de propaganda.

Diseño de portada para la revista literaria “Novelas y Cuentos”
Diseño de portada para la revista literaria “Novelas y Cuentos”

Terminada la Guerra Civil, Manolo Prieto trabajó primero para la Cámara de Comercio Alemana y, más tarde, y ya “con sueldo”, en la Embajada de los Estados Unidos. Más adelante, en 1940, empezaría una fructífera carrera como portadista de la revista literaria “Novelas y Cuentos”, con la que colaboraría ininterrumpidamente durante 17 años.

También 17 años, es lo que tiene la magia de los números, estuvó en la agencia “Publicidad Azor”, donde llegó a ser Director Artístico y Jefe de Estudio. Precisamente allí sería donde el año 1954 diseñase la obra que le ha hecho pasar a la eternidad, el archiconocido “toro de Osborne”.

Pero la pasión de Manolo Prieto por la Tauromaquia no queda ahí. Algunas de su mejores obras son precisamente carteles taurinos, disciplina que revolucionó y modernizó. Buen ejemplo de ello son sus trabajos para las corridas de la Beneficencia de 1952, 1958, 1963 y 1969. Cuatro auténticos hitos en la historia del cartel taurino.

Cartel para la Corrida de la Beneficencia de 1958
Cartel para la Corrida de la Beneficencia de 1958

En la última etapa de su carrera artística, Manolo Prieto decidió cambiar de profesión y, sin abandonar el cartel, se hizo escultor de medallas, llegando a realizar centenares de ellas hasta los últimos días de su vida. “Mandé a todos a hacer puñetas y vire en redondo, empecé una nueva profesión, donde los principios no han sido fáciles porque los escultores me recibieron con recelo y se cerraron como almejas. Ellos también sabían que yo en cualquier especialidad en el Arte fuera lo que fuera, tenía lo importante, la materia prima, solamente necesitaba el oficio y eso era lo que me negaron, pero yo con constancia me lo he inventado, y aquí estoy”.

El Toro de Manolo (Marca España)

Resulta curioso saber que en un primer momento el dibujo del “Toro” fue rechazado ya que Osborne consideró que la imagen era más apropiada para una ganadería. Convencido de su futuro éxito, Manolo Prieto insistió para que lo aceptaran y finalmente accedieron a usarlo a modo de prueba.

Diseño original del Toro de Osborne
Diseño original del Toro de Osborne

El primer “toro de la carretera” que se instaló fue en Cabanillas de la Sierra, en el trazado que va de Madrid a Burgos, en 1957. Los primeros modelos fueron elaborados en madera, pero su poca resistencia a las inclemencias meteorológicas hizo que se cambiaran por vallas de metal de 4.000 kilos, una altura de 14 metros y una superficie de 150 m2.

El departamento de Marketing y Comunicación de Osborne se encargó desde 1962 de la selección de emplazamientos para las siluetas de los toros, llegando a tener cerca de 500 toros por toda la Península.

Actualmente solo quedan 90 toros pero su éxito ha sido tal que ha sido “indultado” hasta en dos ocasiones y se ha convertido en todo un símbolo, en patrimonio cultural y artístico de los pueblos de España.

Más allá de El Puerto

Si bien la Fundación Manolo Prieto tiene su sede oficial en El Puerto de Santa María, la obra de este artista sigue despertando un gran interés tanto fuera como dentro de España. Estos días se exponen varios de sus carteles dentro de la exposición “Design: España” que se celebra hasta el próximo 16 de septiembre en el Museo de Artes Decorativas de Burdeos (Francia). Asimismo, el próximo 1 de julio se inaugurará en el Museo Taurino de Roquetas de Mar (Almería) la muestra “Manolo Prieto: Mucho más que un toro”. Con ello se clausuran los actos del centenario de uno de esos portuenses más reconocidos allende su tierra natal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s